Ads 468x60px

miércoles, 14 de diciembre de 2011

RESEÑA: En Llamas de Suzanne Collins


SALTAN CHISPAS. LAS LLAMAS SE PROPAGAN. EL CAPITOLIO QUIERE VENGANZA.

[Cuando me despierto, noto una breve y deliciosa sensación de felicidad que,
por algún motivo, tiene que ve con XXXX…
… En cualquier caso, la sensación es tan inesperada y dulce que me aferro a ella,

aunque sea por unos instantes.]

Contra todo pronóstico, Katniss ha ganado los Juegos del Hambre. Es un milagro que ella y su compañero del Distrito 12, Peeta Mellark, sigan vivos. Katniss debería sentirse aliviada, incluso contenta, ya que, al fin y al cabo, ha regresado con su familia y su amigo de toda la vida, Gale. Sin embargo, nada es como a ella le gustaría. Gale guarda las distancias y Peeta le ha dado la espalda por completo. Además se rumorea que existe una rebelión contra el Capitolio, una rebelión que Katniss y Peeta pueden haber ayudado a encender.

OPINIÓN PERSONAL SIN SPOILERS



Este segundo libro es, si es posible, mucho más impactante que el primer tomo de la saga. El lector se ve enfrascado en una serie de hechos impactantes y sorprendentes, donde cada hecho es más inesperado que el anterior. Por eso mismo recomiendo abstinencia a todos los débiles de corazón.
El Capitolio intenta controlar a nuestros recientes vencedores, haciendo que sigan interpretando su papel de enamorados en su Gira de la Victoria. Pero pronto se hace evidente que por muchos besos y abrazos que se dediquen Katniss y Peeta en público, no se puede negar que se encuentran en medio de una sublevación. Teniendo en cuenta que no ha pasado nada parecido desde los Días Oscuros, el presidente Snow prepara una venganza contra los dos jóvenes, algo que sirva de ejemplo a todos los distritos y a los futuros tributos.
De forma que todos volvemos a ser cómplices de engaños públicos, todo maquillado con grandes indirectas y con actos atrevidos.
Las urnas vuelven a ser desempolvadas, la Cosecha se vuelve a celebrar haciendo que contengamos la respiración. Los tributos volverán a ser presentados ante el Capitolio envueltos en preciosos trajes. Nos despediremos de nuestros seres queridos en silencio y volveremos a luchar por la vida en la arena.
Una historia trepidante y adictiva, que no puede librarse de tu lectura. Sin duda, marcará un antes y un después en todo lector.
OPINIÓN PERSONAL CON SPOILERS


Tengo que admitir, que después de leer la primera parte, no me creía los comentarios de la gente cuando me decían que este libro era mucho mejor. Me alegro mucho de haberme equivocado, aunque estoy segura que mi corazón se alegra tanto. Hubo momentos en tuve que dejar la lectura suspendida unos instantes porque lo que acababa de leer me había sorprendido demasiado.
Gale me da bastante pena en este libro. Aunque en un principio pensé que Katniss terminaría con él, creo que, a medida que van pasando las páginas, va dando la impresión cual es el chico sin el cual no puede vivir nuestra vencedora. Ya queda poco para que resuelva el triangulo amoroso, pero todo apunto a que será Peeta.
Peeta me ha sorprendido mucho. Se fue ganando mi cariño (y el cariño de todo el lector) durante los Juegos del Hambre, y en esta parte ya es uno de mis chicos favoritos sin discusión posible. Aunque sabe lo de los engaños referente al amor sin condiciones de Katniss, él sigue con en el engaño y lo eleva por las nubes, durante su entrevista en el Vasallaje me quedé con la boca abierta. Realmente es un chico adorable, porque está decidió a devolver a Katniss a su casa, a costa de su vida, pero también se arriesga por los distritos.

Katniss por su parte, se hace aun más humana. Como una persona normal, prefiere que todo fuese normal, como antes de ir a los juegos. Pero hay cosas que cambian y ahora se encuentra entre Gale y Peeta y no sabe bien a quien elegir, todo depende del momento y en qué compañía tenga. Aunque no creo que sea egoísta ni indecisa, creo más bien que no quiere admitir ante sí misma lo que realmente quiere, que prefiere mantenerlo a salvo antes de poner en riesgo la vida del chico por estar con ella.
Hay muchas cosas que me encantan de la pluma de Suzanne Collins, una de ellas es su realismo. Después de la victoria del Distrito 12, los chicos vuelven traumatizados, no son los mismos después de los juegos (lo cual es absolutamente normal después de obligarlos a pelear a muerte, ser testigos de actos horribles y ser sometidos a pruebas más que crueles).
Después nos los otros vencedores son más humanizados, no se nos presenta como máquinas de matar sin escrúpulos (excepto unos pocos). Todos viven torturados por sus recuerdos, sus actos, sus pesadillas. Unos eligen el engaño, viviendo en soledad para que no tomen represalias contra sus seres queridos. Otros caen en las drogas y la bebida para poder olvidar.



La historia es totalmente adictiva. Al final nos muestra como en un mundo cruel y abuso, basta con solo una chispa de rebeldía, para que se propague el fuego de la revolución como si fuese pólvora.

vocesdeloslibros

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...