Ads 468x60px

domingo, 30 de septiembre de 2012

Los Juegos del Hambre’. ¿Por qué debes leerla?

Aunque la trilogía de Suzanne Collins terminó de publicarse hace justo dos años, en México estas novelas han encontrado su nicho y su momento.



Y es que esta historia distópica combina acción, romance y reflexión sin terminar en complacencia Foto: Vanguardia-Archivo 1retweet Es verdad que la trilogía de novelas “Los Juegos del Hambre” (“The Hunger Games” en inglés) terminó de publicarse en agosto de 2010.




Sin embargo, también es una realidad que en México estos libros han encontrado su nicho y su momento. Desde hace meses están entre los más vendidos de Gandhi y en otras librerías ocupan las estanterías principales.

 Y es que desde la salida de la versión cinematográfica del primer tomo (en marzo de este año), todo el mundo comenzó a hablar de esta historia distópica escrita por la estadounidense Suzanne Collins. ¿Es “Los Juegos del Hambre” una buena trilogía? ¿Será, como se anuncia, una publicación para el público adolescente o juvenil? ¿Qué palabras o descripciones pueden convencer a los miles de mexicanos que aún no se dejan atrapar por esta trepidante historia?


Porque algo debe quedar claro desde el inicio de esta reseña: Habremos de recomendar con insistencia la lectura de “Los Juegos del Hambre”. La película no le hace verdadera justicia al primer libro, por lo que negarse a abrir esta novela basándose en su gusto por la cinta no es una buena decisión.

Claro, habrá de gustos a gustos, y quienes devorarán, amarán, sufrirán y llorarán con “Los Juegos del Hambre” serán principalmente los lectores aficionados a la ciencia ficción y a las historias románticas. Y estos lectores no pertenecen exclusivamente al público juvenil. ¿Por qué “Los Juegos del Hambre” es una serie digna de reconocimiento?

Porque evita, precisamente, esa fórmula cansina y empalagosa de otras historias de fantasía. Collins no es condescendiente con los lectores jóvenes, acostumbrados muchos a las narrativas amorosas y los finales felices, así sin más. La historia de “Los Juegos del Hambre”, aunque no es original del todo (se le compara con el libro de 1999 “Battle Royale”, del japonés Koushun Takami), sí plantea una reflexión muy apropiada sobre cuestiones que van mucho más allá de un mundo distópico (lo contrario de utópico). Entre sus líneas se habla de guerra, de política y de hambre de poder.


Pero, principalmente, hay un acercamiento a las fibras más íntimas de niños y adolescentes, quienes desde muy temprana edad deben elegir entre ser fieles a sí mismos y amar a sus semejantes, o entregarse al mismo espíritu violento de los adultos que los someten. La premisa de los “Juegos del Hambre” es desgarradora.

En un mundo post-apocalíptico llamado Panem, cada año 24 niños de entre 12 y 18 años son obligados a competir a muerte —sí, a matarse entre ellos mismos— y sólo uno podrá sobrevivir. Esta lucha, además, es televisada y la disfruta la gente del Capitolio, el único sitio privilegiado que no expone a sus propios hijos a la batalla mortal. La historia está contada en primera persona y en tiempo presente por la protagonista, Katniss Everdeen, una chica de 16 años que por salvar a su pequeña hermana de una muerte segura, se ofrece como tributo voluntario para los juegos.

Sin proponérselo en realidad, sólo guiada por sus instintos de amor y sobrevivencia, Katniss desafía al Capitolio en varias ocasiones, logrando que la gente de los 12 distritos que conforman Panem inicie una rebelión. El amor también está presente, pues Katniss debe definir sus sentimientos por su mejor amigo, Gale, y el “chico del pan”, Peeta, con quien logra sobrevivir a los Juegos del Hambre. Los tres libros poseen algo en común (claro, además de la historia), una narración apremiante que no permite despegarse de las páginas —“un capítulo más y ya lo dejo… bueno, uno más y ya me duermo… bueno, un último y ya…”—. 

Su trama (si es que en realidad el libro se puede catalogar como literatura juvenil) es muy adulta, triste, sorpresiva y desconcertante en momentos. El último libro de la trilogía, “Sinsajo”, no se anda con rodeos. Es violento, pesaroso y desalentador en su mayoría. Al terminar la conclusión, la última página, el lector más sensible e intuitivo experimentará confusión, una mezcla extraña de sentimientos. Una ligera felicidad, momentánea, y un vacío que sólo se llenará con cuestionamientos hacia uno mismo, hacia la raza humana. Y es que esta confusión no es más que otra prueba de que han leído un gran libro.

 Dónde: Sanborns Cuánto: 249 pesos cada libro


 vanguardia

1 Comentarios:

  1. Me lei el primer libro "The hunger games" en 3 dias despues de haber visto la pelicula... al dia siguiente de terminas el primer libro empece con el segundo "The Hunger games:Catching fire" este lo lei en 3 dias mas y el ultimo "EL sinsajo" y en ingles "Mockingjay" me lo lei en 3 dias ... y es como dice el articulo son 3 libros que hace que entres tanto en la historia que no puedes parar de leer y no te quieres ir a dormir sin leer un ultimo capitulo... Me encanta leer libros de ciencia-ficcion ,me lei los 4 libros de Twilight y me parecieron fantasticos pero son mas irealistas.. lo que uno lee y vive en estos libros de Collins es impresionante jamas pense que iba a llorar,reir o hasta ponerme nerviosa con un libro y estos libros lo lograron... Sinceramente se los recomiendo, muy buenos libros y gracias a Collins por escribirlos!!
    Saludos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...